Defensa Personal

5 razones por las que una navaja puede ser más peligrosa que una pistola

Publicado el

5 razones por las que una navaja puede ser más peligrosa que una pistola

Defensa Personal | Pistola

1.      Las navajas son más mortales

Sí, leíste bien. De acuerdo al Federal Bureau of Investigation (Departamento Federal de Investigaciones), las estadísticas de fatalidad de policías asesinados en una pelea demuestran que:

  • Solo el 10% de ellos murieron debido a heridas por arma de fuego.
  • 30% de ellos murieron debido a las heridas recibidas por ataques de navaja.

2. las navajas no tienen una línea de fuego

Una pistola solo puede asesinarte si estás en la línea directa del camino de la bala. Esto explica por qué, aún en rangos tan cercanos como 1.8 m o 3 m solo 1 de cada 4 balas dan en el blanco ¡y esas estadísticas se obtienen de policías entrenados!

Sin embargo, las navajas pueden causar daño letal, desde cualquier ángulo y generalmente aciertan en el blanco.

3.      Las navajas no se quedan sin munición

En ataques cercanos, puedes ser apuñalado de 3 a 5 veces en un segundo. Una pistola solo te puede dar alrededor de 15 disparos máximo, a menos que estés detrás de un objeto cubriéndote o lo suficientemente lejos para dar oportunidad de que sea recargada.

Las estadísticas del Federal Bureau of Investigation (Departamento Federal de Investigaciones) revelan que solo 1 de cada 4 balas disparadas da en el blanco –aún en rangos tan cercanos como a 1 m de distancia-.

Considerando que tomaría varios disparos para detener a un atacante, es posible que la pistola se vacíe y aún se tenga que enfrentar a un maleante molesto y armado con una navaja al que no se le acabará el metal.

4.      Las navajas no requieren desarrollar habilidad para ser utilizadas

Desde que éramos jóvenes, sostener una navaja o cuchillo y cortar con éste ha sido parte natural de nuestra vida. Así que, mientras toma mucho entrenamiento convertirse en un experto para tirar con una pistola, cualquier escoria con una pieza afilada puede empuñar una navaja como un maestro aún con los movimientos más crudos.

Considera además que la mayoría de los dueños de una pistola practican de manera regular con un tiro al blanco y no están preparados para realizar disparos en enfrentamientos reales a corta distancia.

5.      Las navajas no dan advertencias

Las navajas no solamente pueden ser ocultadas y desenfundadas de manera más sencilla que una pistola, sino que además son asesinas silenciosas.

Cuando una pistola es disparada, tú sabes que estás en riesgo o en un enfrentamiento. Sin embargo, muchas víctimas de un ataque con navaja señalan que ni siquiera sabían que estaban siendo apuñaladas sino hasta que ya era demasiado tarde.

Bajo la influencia de la segregación de adrenalina de un ataque real, es posible que no sientas si eres cortado y lo puedes confundir con un golpe.

 

¿Estás entrenado de la manera adecuada para los diversos ataques?

Defensa Personal | Navaja

El propósito de este artículo no es convencerte de renunciar a la posibilidad de aprender a disparar y comprar una navaja como tu forma principal de defensa.

El asunto es pensar si un atacante renunciará a su navaja para enfrentarte a mano limpia. La respuesta obvia es ¡claro que no!  Un criminal desesperado aparecerá frente a ti –sabiendo que te puede causar mucho daño- antes que te des cuenta que tu vida está en peligro.

El problema de la mayoría de los entrenamientos de Defensa Personal contra personas armadas consiste en que los “profesores” les enseñan a los practicantes técnicas o situaciones prestablecidas donde el atacante coopera para ser anulado en lugar de dar batalla, como sería en la vida real.

Así que si ya entrenas en algún lugar, evalúa si lo que te enseñan te prepara realmente para situaciones que pudiesen ocurrir o si al utilizar las técnicas aprendidas pones en riesgo tu vida. En caso que aún no entrenes pero quieras hacerlo, evalúa que te ofrezcan contenidos reales antes que ofertas, certificaciones internacionales o cualquier otra cosa, es decir, valora el contenido sobre la presunción.

 

Comparte este contenido